Achille Raymond

El capitán de la industria

1914 - 1918

La primera guerra mundial

Los botones automáticos encuentran un nuevo mercado con los equipamientos militares. Achille Raymond se lanza a la fabricación de cápsulas de balas y de pequeños obuses. Los hombres, movilizados, son reemplazados por personal femenino. Las autoridades alemanas requisan la fábrica de Lörrach.  

1919

La subsistencia de la empresa

El mercado internacional de la guantería se ve muy afectado por esta guerra. Achille Raymond diversifica la producción con los ojetes, remaches, cierres giratorios, pero también con productos singulares como los soportes para pipas, alfileres de corbata, dedales…

1925

Inicios de la cremallera VITEX

La manufactura A.Raymond recupera su nivel de preguerra. Primeras fijaciones de acero templado y principio de la producción de la cremallera VITEX que se fabricará durante 40 años.

1925

Marius Conil

Director de la fábrica alemana de 1925 a 1933, y posteriormente director comercial del establecimiento francés, será uno de los artesanos de la reconversión hacia el mercado de la automoción en los años cincuenta.

1933

Jean Perrochat

Sucede a Marius Conil en Lörrach y será un personaje clave del renacimiento de la empresa alemana en 1946. Será el director del establecimiento hasta 1975.

1935

Primera patente de una abrazadera de acero endurecido

Destinada a la fijación de las molduras en las carrocerías de automóviles.

1939 - 1945

La segunda guerra mundial

En 1939, las autoridades alemanas se apropian de la fábrica de Lörrach como "bien enemigo". En Francia, Achille Raymond hace frente a la movilización. Su hijo Albert-Victor, oficial incorporado a un regimiento británico, consigue escapar del campo en el que estaba prisionero. Achille Raymond fallece en 1941. Albert-Victor será a partir de ese momento el director de la empresa de Grenoble.

1941

Albert-Victor Raymond

El combatiente
Hombre comprometido, guiará la empresa durante los años de ocupación sin renunciar a sus ideales. La prosperidad económica de los años 50 y 60 convertirán a la "Casa Raymond" en una sólida empresa.